El despertar del Yo Soy

Una combinación de flores, orquídeas y gemas, para cubrir los aspectos evolutivos que nos presentan cada uno de los templos o séfiras como receptores de todas y cada una  de las fuerzas que provienen de Dios y forman parte nuestra como seres creados a su imagen y semejanza

KETER

Es el logro supremo, el logro del ser, la perfección personal, el fin del proceso de evolución, la iluminación y finalmente la liberación – esta en la columna de la misericordia

Es la representación de lo trascendente, de lo que va mas allá de la capacidad de comprensión humana.

La “razón” como voluntad de Dios, de allí que se dice que Dios comunica su ratzón divina a los profetas como un don.

Keter representa la soberanía y autoridad de Dios sobre todas las fuerzas de la creación. Se le conoce como Ain o nada y Ani o individualidad.

Es convertirse en una verdadera vasija, mirar al cielo y decirle “Moldéame a tu antojo”

 

HOKMAH

Representa la sabiduría – es la devoción perfecta también conocida con el nombre de Devekuth

Hokmah es Keter en movimiento, moviéndose hacia la manifestación. De él proviene el poder vital, la fuerza manifiesta como conciencia (energía inteligente), un flujo constante de fuerza o poder vital que viene de Keter.

Como Padre (Hokmah) y madre (Binah), dan lugar al nacimiento de un nuevo niño, que no es mas que la iluminación – liberación del alma – ser

Representa el intelecto interno

BINAH

Esta en la columna de la severidad y representa a la Madre de Dios – Su luz aporta autodisciplina, responsabilidad, capacidad de silencio, autoridad divina

Ayuda a quienes carecen de disciplina, a los que tienden a traicionar (y traicionarse a si mismos), a quienes padecen de codicia (incluyendo aquellos que pretenden vivir la vida de los demás)

Representa el entendimiento – el intelecto externo

YESED

Esta en la columna de la misericordia y nos ayuda a tener una mayor conciencia de que nuestra alma no proviene de esta única estancia en la tierra, abriendo las puertas a nuestra historia transpersonal. Ayuda en procesos de desapego, aporta esperanza y por sobre todas las cosas nos brinda integridad en momentos difíciles.

Es útil para quienes acaban de ser desilusionados, para disipar la duda, para aquietar el orgullo, la cobardía y la apatía. Representa la misericordia – la emoción interna.

GEBURAH

Otra vez en la columna de la severidad, esta luz de Dios nos da el valor, la fuerza de carácter, la pasión y la integridad necesaria para la resolución de conflictos. Nos permite tomar acciones coherentes y conscientes permitiendo ser guiados por Su Luz.

Es de utilidad para aquellos que hacen mal uso del poder, con despotismo, crueldad, intimidando, con violencia. También es útil para quienes viven la sexualidad desde un lugar desequilibrado o quienes tienen fantasías en las cuales se ven actuando en procesos de violación.

Representa el Juicio – la emoción externa

TIFERET

Representa la belleza, la vitalidad, el orgullo divino, la motivación positiva, la autodeterminación, la voluntad fuerte, el valor, la dignidad, el camino hacia el autoconocimiento

Es de gran utilidad para quienes viven en la apatía, con falta de autoestima, con sensación de impotencia, timidez, alta de fe y por sobre todas las cosas, falta de conocimiento de si mismos. – Forma parte de la columna central, que representa el equilibrio

Representa la belleza – el ser

NETSAH

Nuevamente en la columna de la misericordia, esa esfera nos llena de inspiración y talento artístico, apreciación de la belleza, generosidad, estabilidad económica, méritos sociales y la capacidad de ser afectuoso y de poder expresar los afectos de manera positiva.

Ayuda por ende a los faltos de inspiración, a los que no llevan sangre en las venas y les falta pasión en cualquier aspecto de su vida, a los que viven en el libertinaje absoluto y a quienes tienen pensamientos o bien actitudes lujuriantes (viene de lujo) y a los proclives a la infidelidad.

Representa la eternidad y los procesos instintivos.

HOD

Esta esfera  se encuentra en la columna de la misericordia y corresponde a  la luz de Dios que nos aporta  lo necesario para el desarrollo de una comunicación hábil, claridad mental, percepción clara, honestidad y un sentido de la lógica.

Por ende ayuda a quienes tienen una percepción alterada de la realidad, estados de confusión mental, pereza, dificultades en la comunicación, incapacidad para la resolución de problemas, dificultad para el desarrollo de actividades que requieren de mayor sentido de la lógica y deshonestidad.

Representa la reverberación y los procesos voluntarios

YESOD

En la columna central, de la armonía se encuentra la luz de Yesod, aportando estabilidad emocional, capacidad de adaptación, buena memoria, imaginación fuerte, intuición, astucia, sensibilidad y reciprocidad.Esta energía es útil para aquellos que caen en la sensiblería, el llorón, aquel que es incapaz de percibir la realidad tal y como es, la persona carente de practicidad, la personalidad débil, el ocioso y también para quienes tienen conductas compulsivas.

Representa el Fundamento y el Ego.

MALHUT

La última esfera, el eje central, que corresponde al Reino y nos aporta una verdadera armonía con la naturaleza toda, el sentirse cómodo en el cuerpo, el sentir alegría de estar encarnados, la capacidad de disfrutar de la aventura, la conciencia de la abundancia y del entorno que nos rodea.

Es el sistema nervioso central – el cuerpo, el reino de Dios en la tierra.

Ideal para aquellos que descuidan su templo, para los codiciosos, o aquellos que viven en la plena conciencia de la pobreza o la escasez, para los que se sienten desanimados o faltos de vitalidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *