Cuarzo Lemuriano

ENERGÍA ANGÉLICA: KAMAEL

PLANETA: SATURNO

PERSONALIDAD: EL ALTRUISTA

La esencia fue preparada con un cristal lemuriano oriundo de Monte Shasta con agua magnetizada en el foco tonal de Jalisco.

Como todos los cuarzos cristalinos este es programable y guarda consigo información y códigos muy antiguos, que permiten el acceso a conocimientos muy antiguos cuando se lo combina con el trabajo meditativo profundo. Es un gran amplificador de conciencia.

Nuestra esencia es capaz de regresar a la luz a aquél que ha perdido el camino, que producto de lo vivido ha sido capaz de transitar el sendero de lo delincuencial, de lo corrupto, de lo cruel, es decir, olvidó que todo cuanto le hacía a los demás en verdad se lo estaba haciendo a si mismo.Dice al respecto el Tomer Deborá (la ética humana conforme la Kabalah): “quien comete una transgresión adquiere para sí un acusador”. Efectivamente ese acusador es una creación nuestra, que sostenemos hasta el día en el que decimos “basta”, me equivoqué, si me equivoqué. Aprendí, si aprendí, entonces ahora lo dejo ir.

Un aspecto muy importante a tratar con la esencia son lo que Blavatsky denomina infecciones morales, que surgen por la influencia de malas compañías en las que el magnetismo funciona, tal y como lo hace con las buenas influencias. En estos casos aparecen ideas obsesivas que se transmiten a través de la vista o el oído, penetrando en la esencia de las personas como un veneno moral y generando pensamientos  u obsesiones que resultaban impensables. En este ámbito de ideas, están aquellos que padecen enfermedades crónicas, es decir sumergidos en un nivel de conciencia que nos les ha permitido volver a salir a la luz. También trata la envidia, problemas de autoestima.

La esencia saturnina es la que rige a esta esencia, aquella que solo nos permite avanzar en la medida en que hemos pasado las pruebas pertinentes como para poder hacerlo. Rige la médula, los huesos, el tejido dentario y puede ser de utilidad en procesos de litiasis, tanto en vesícula biliar como en riñones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *