Jaspe Verde – Shasta

PLANETA: MARTE
ANGEL: KERUBÍN KARIBÚ
PERSONALIDAD: EL JEFE
ARQUETIPO: EL SOL
CHACRA: BASE
CANAL NEUROVASCULAR: VESICULA BILIAR

La esencia fue realizada en Monte Shasta, California utilizando a tal efecto agua de manantial de una reserva indígena de la zona.

La esencia puede ser de utilidad para las personas que la homeopatía define como de constitución fluorica, caracterizadas por una hiper laxitud de sus ligamentos, con dientes de mala calidad y tendientes a montarse unos sobre otros. Generalmente presentan asimetría corporal y una marcada inclinación al desorden psíquico. Nada en ellos es perdurable, así como ocurre con el temperamento sanguíneo.

Túnel carpiano, o contractura de Dupuytren es una de las afecciones que pueden tratarse con esta esencia. El psicoanálisis nos habla de propósitos ocultos, y al tener que tener la mano permanentemente cerrada, pareciera simbolizar el puño con el cual los boxeadores golpean a sus adversarios, es decir, cierto nivel de coraje retenido.

El jaspe Verde de Mount Shasta, cargado como está de la energía cósmica del lugar sumada a la de los manantiales aborígenes con los cuales fue preparado, brinda al cuerpo humano la posibilidad del reencuentro con las energías que este necesita para estar en armonía aún cuando vivimos en grandes ciudades, con altos niveles de estrés y contaminación.

La energía que le corresponde a esta gema es la del Planeta Marte, que en desequilibrio puede se asocia con el ángel Samael, aquel capaz de generar disturbios y derramamientos de sangre (guerras, accidentes, etc). Sin embargo, cuando logramos equilibrarlo (en especial los escorpianos a quienes rige Marte), con la ayuda invalorable del Arcángel Gabriel, logramos que este planeta de lo mejor de si, es decir, la fuerza, la valentía, el ahínco.

Así como desde su calidad muy marciana y dadora de fuerza vital, nuestro Jaspe Verde nos conecta con la energía de Gabriel (para darnos el equilibrio), también lo hace con el Querubín Karibú, también conocido como el ángel guardián que representa al protector desde un lugar de poder, en este caso divino, el cual es atribuido a nuestras autoridades o a los jueces.

Una de las patologías para la cual puede ser de utilidad esta esencia es el síndrome de Gaugerot- Sjögren, que afecta en especial las glándulas salivales y lacrimales, generando resequedad en las mucosas. Es de origen autoinmune y su lectura emocional está asociada con algo que no quiero tragarme, o bien con la necesidad de esconder las lágrimas para mostrarme fuerte, aunque claro está, no lo sea.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *